La sensación de piernas cansadas, el hormigueo, el dolor o la insuficiencia venosa superficial afecta a más de la mitad de la población activa en los países desarrollados. El 70 % de las personas afectadas son mujeres.

Puede ser hereditaria, crónica o estar ligada a los ciclos menstruales. Es multifactorial, a veces antiestética e incapacitante.
Ciertos factores como el embarazo, la píldora anticonceptiva, la obesidad, el calor (exposición de las piernas al sol, calefacción por suelo radiante, etc.), el sedentarismo, caminar o estar de pie de forma prolongada y reiterada, pueden provocar pesadez de piernas. El tabaquismo y el sobrepeso son factores agravantes.

¿Qué es la insuficiencia venosa superficial?

La insuficiencia venosa es un problema de retorno venoso pero también de fragilidad capilar. Esta afección se explica por un mal funcionamiento de las válvulas (las aletas del interior de las venas que impiden que la sangre retroceda y permiten que regrese al corazón).

Este fenómeno está causado por el estancamiento de la circulación venosa, o insuficiencia venosa. Esta disfunción puede a su vez ralentizar la circulación de la linfa. En este caso, se habla de insuficiencia venolinfática.

La sensación de piernas cansadas es el principio mismo de una enfermedad venosa crónica, que puede evolucionar hacia varices en las piernas, edemas permanentes (pie, tobillo, pierna), trastornos cutáneos graves como zonas pigmentadas de color marrón, eczema de contacto (sobre todo debido a la aplicación de cremas) o úlceras (llagas persistentes) en la pierna.

¿Cuáles son los síntomas?

● Sensación de pesadez en las piernas o pantorrillas, acentuada al final del día, cuando hace calor o cuando se está de pie de forma prolongada

● Calambres

● Adormecimiento al permanecer inmóvil

● Edema: hinchazón en el tobillo o en la pierna que es mayor al final del día y que mejora tras el descanso nocturno. El edema va acompañado de una sensación de hinchazón y tensión.
¿Existen factores agravantes?
El calor y ciertas posturas agravan la sensación de piernas cansadas
El calor provoca una dilatación de las venas. Así, la sensación de pesadez de piernas se ve agravada por el calor, la exposición de las piernas al sol, la calefacción por suelo radiante, etc.
Las varices y la pesadez de piernas son más frecuentes cuando se camina o se está de pie de forma prolongada y reiterada. No en vano, solo caminar facilita el retorno venoso. Las personas con actividades sedentarias que no requieren movimiento o esfuerzo físico son aquellas que se ven más frecuentemente afectadas.

El sobrepeso y la obesidad ralentizan el retorno venoso

Al aumentar la presión en las piernas y ralentizar el retorno venoso, el sobrepeso provoca una sensación de piernas pesadas e incluso varices en las piernas. Con frecuencia, se asocia a una disminución de la actividad física que agrava el problema.

Cómo se puede gestionar?

Al aumentar la presión en las piernas y ralentizar el retorno venoso, el sobrepeso provoca una sensación de piernas cansadas e incluso varices en las piernas. Con frecuencia, se asocia a una disminución de la actividad física que agrava el problema.

Normas-higiénicas-dietéticas :

- Caminar es una excelente manera de aumentar el retorno venoso
- Si está sentado durante mucho tiempo, es aconsejable levantarse y dar pasos cada 30 o 45 minutos
- No cruzar las piernas
- No darse baños ni duchas demasiado calientes
- Levantar el colchón por la noche
Tenías un carrito guardado
¿Quieres recuperarlo?
No
-10% EN SU PEDIDO
Suscríbase a nuestro boletín y obtenga un -10% en su primer pedido así como nuestros mejores consejos para su salud.
Me suscribo
Gracias por suscribirse
Se ha enviado un correo electrónico con su código promocional.
Para no perderse nuestras promociones y exclusivas, introduzca su número de móvil aquí:
Registrar